íNo se quede usted sentado ante los problemas de la columna!
(Chemical Storage Is A Matter Of Safety And Common Sense)

 

Existen muchas situaciones de trabajo en las que rutinariamente se confía en que las sustancias químicas harán lo que se espera de ellas. Pero tan importante como el manejo seguro de estas sustancias químicas, lo es su almacenamiento seguro. Si no se las almacena apropiadamente, las sustancias químicas pueden causar lesiones personales, incendios o explosiones. Existen algunos procedimientos reales y de sentido común para el almacenamiento seguro que deben seguirse para evitar que ocurran accidentes de sustancias químicas a los empleados y en el lugar de trabajo.

El factor más importante en la seguridad del almacenamiento de las sustancias químicas es conservarlas en sus envases originales. A continuación, verifique que cada envase de sustancia química tenga una etiqueta. La etiqueta es una manera rápida de determinar si el material constituye un riesgo de incendio, de salud o de reactividad. Lea la Hoja de Datos de Seguridad del Material (MSDS) para cada sustancia química. La MSDS describe las propiedades y los riesgos de cada sustancia química y qué hacer si ocurre un derrame o exposición accidental. Use la MSDS como una guía para tomar decisiones sobre el almacenamiento.

Almacene las sustancias químicas en áreas bien ventiladas, sin exponerlas a la luz solar directa ni a otras fuentes de calor, y lejos de chispas, llamas, electricidad estática u otras fuentes de ignición. Asegúrese de que el material de las repisas de almacenamiento sea resistente al ataque de ácidos, que esté fijamente conectada a una estructura permanente y lo suficientemente resistente para soportar el peso de los contenedores. Las repisas deberán tener un reborde o estar levemente inclinadas hacia atrás para que los contenedores no se deslicen sobre el borde. Usted puede optar por usar códigos de colores en los contenedores para que corresponda con el color en la repisa donde deban almacenarse para rápido acceso y el debido retorno al almacenamiento. Nunca almacene sustancias químicas a mayor altura que el nivel de la vista. Si la sustancia química se derrama accidentalmente usted podría estar en riesgo de salpicarse con la sustancia química, lo cual resultaría en quemaduras o posible ceguera. Para mayor seguridad, asegúrese de que los equipos de primeros auxilios y los materiales para limpiar los derrames de sustancias químicas estén accesibles en todo momento.

Las sustancias químicas deben colocarse de manera que las sustancias incompatibles se almacenen separadamente. No se recomienda almacenar junto a un fregadero una sustancia química reactiva al agua, óxidos junto a inflamables, ácidos junto a materiales básicos ni tóxicos junto a un escritorio. Las sustancias químicas nunca deberán almacenarse o refrigerarse con alimentos. No se debe almacenar contenedores de sustancias químicas uno encima del otro ni sobre el piso donde se los pueda volcar accidentalmente. No deje casualmente los contenedores de sustancias químicas en el lugar donde los usó por última vez ni los haga a un lado para hacer espacio para otro trabajo. Tómese el tiempo para devolver los contenedores a su propio lugar de almacenamiento.

El mantenimiento es otro factor importante en el almacenamiento de sustancias químicas. Debe designarse a una persona para inventariar periódicamente las sustancias químicas, no sólo para verificar el almacenamiento apropiado sino también para inspeccionar los contenedores dañados o corroídos, signos de derrames o la acumulación de presión en el contenedor. Asegúrese de que los contenedores de sustancias químicas vacíos o dañados se desechen apropiadamente.

Se puede prevenir los accidentes causados por el almacenamiento indebido de las sustancias químicas. Lea las etiquetas, siga las recomendaciones indicadas en la MSDS, y use sentido común. Instruya a los trabajadores sobre la manipulación de sustancias químicas y haga cumplir los procedimientos de almacenamiento seguro de las mismas.