Manejo seguro del vidrio
(Handle Glass Safely)

 

El riesgo de lesiones en el almacenamiento, manejo y desecho de artículos de vidrio o vidrios rotos existe en la mayoría de los sitios de trabajo. Los vidrios rotos pueden ocasionar laceraciones, cortaduras y heridas por piquete que pueden resultar en arterias o tendones cortados, amputaciones, lesiones a los ojos o exposición a enfermedades.

En situaciones que involucren vidrios rotos, los trabajadores deben conocer los procedimientos seguros de manejo, la necesidad de usar equipos de protección y la importancia de obtener primeros auxilios rápidos y efectivos en caso de recibir lesiones.

Los trabajadores deben saber que es necesario mantener los recipientes de vidrio alejados de maquinarias, bancos de trabajo o soleras de ventanas, y no dejarlos sobre el suelo. Nunca se deben tirar artículos de vidrio, estén rotos o no, en recipientes abiertos. Siempre existe el peligro de que salte un pedazo de vidrio por el impacto. Las lámparas de vidrio en el sitio de trabajo deben resguardarse para evitar que se puedan romper accidentalmente.

Se deben usar guantes y protección para los ojos aprobados en ambientes donde se manejan vidrios con frecuencia y donde exista la posibilidad de exposición a enfermedades, sustancias tóxicas o sustancias irritantes nocivas. Las gafas de seguridad deben ser requeridas cerca de maquinaria, bandas transportadoras, espigones de embarque y otras ubicaciones donde pueden romperse vidrios o donde es posible que existan peligros porque salten pedazos de vidrios rotos.

Donde ocurran roturas de vidrios ocasionalmente, la forma segura de recoger los vidrios rotos es con pedazos de cartón, papel grueso o escoba y recogedor. Nunca debe hacerse con las manos. Los pedazos más pequeños deben recogerse con varias capas de toallas de papel húmedas y desecharse. No se deben usar servilletas, toallas de tela, esponjas ni trapeadores normales para limpiar vidrios rotos porque pueden retener las partículas de vidrio. Para recipientes de vidrio que contengan líquidos y se rompan, una escoba y recogedor o una escobilla de goma común de largo alcance es lo más seguro. Hasta que se puedan recoger todos los vidrios rotos, se debe poner un aviso en el área para informar a otras personas del peligro existente.

Los paquetes que contengan vidrios rotos no se deben colocar dentro de un basurero o lata de basura donde pueda lesionar a otros. Los vidrios rotos siempre se deben separar de otros desperdicios para evitar lesiones serias, especialmente si se encuentran contaminados con materiales peligrosos. Se deben colocar al lado del basurero e identificados claramente.

Donde sea posible que las partículas de vidrio caigan por un drenaje, se deben instalar interceptores para recolectar dichas partículas. Los interceptores se deben limpiar con aspiradoras para líquidos antes de comenzar cualquier trabajo en esas tuberías.