La seguridad y la drogadicción o el
alcoholismo No Se Mezclan

(Safety & Substance Abuse Don't Mix)

 

El uso de drogas y el consumo de alcohol se consideran generalmente asuntos de índole personal. Éstos solamente incumben al empleador cuando afectan la seguridad y el desempeño del trabajador. La drogadicción y el alcoholismo tienen un costo elevado para los empleadores por ser causas del ausentismo laboral elevado y de las ausencias por enfermedad con goce de salario. Los drogadictos y los alcohólicos se lastiman a sí mismos y a sus familias si pierden sus trabajos como resultado de sus acciones. Si se les despide o si no pueden desarrollar las funciones del trabajo, la empresa pierde los servicios de un trabajador con experiencia. Aquéllos que se conducen bajo la influencia del alcohol o las drogas causan fricción en el grupo de trabajo, bajan la moral y la eficiencia en el trabajo, utilizan el mal juicio que resulta en malas decisiones, y dan una mala imagen pública a la empresa.

Durante algunas épocas del año, las personas deben estar especialmente conscientes de su consumo alcohólico y de drogas. Durante los meses de invierno, cuando los días son opacos y lúgubres, algunas personas padecen de algún tipo de depresión o de síndromes estacionales (SAD, por sus siglas en inglés). Ellos pueden optar por consumir drogas o alcohol con la falsa esperanza de que eso les aliviará los síntomas del trastorno.

La época de las fiestas de fin de año, con un mayor número de reuniones sociales o de mayor tensión nerviosa por problemas económicos, conduce a muchas personas a excederse en el uso de drogas o en el consumo de alcohol, especialmente este año de celebración del nuevo milenio. Todos aquellos que consumieron alcohol o drogas en exceso ayer, y tienen resaca hoy, pueden sentirse faltos de coordinación, aún tratando de recuperarse y quizá no le presten completa atención a los aspectos de seguridad que su trabajo requiere. Su juicio y desempeño seguro se verán seriamente disminuidos y aumentará la posibilidad de que ellos o sus compañeros de trabajo sufran accidentes o lesiones. 

Algunas veces los problemas personales o de salud persisten. En la mayorÌa de los casos, el problema se resuelve. Pero si no se resuelve, algunas personas recurren al alcohol o a las drogas. Incluso algunos medicamentos recetados pueden interferir en el desempeño del trabajo. La persona no puede pensar claramente o se distrae. Esto puede llevar a accidentes. El consumo irresponsable de las drogas o del alcohol no solamente pone en peligro la seguridad y la salud del trabajador y sus compañeros, sino además, puede repercutir en las actividades empresariales del empleador y afectar el futuro de todas las familias involucradas.